Archivos del mes: 22 octubre 2015

Croacia: Legalizado el acceso limitado a los medicamentos derivados del cannabis

El Gobierno croata ha legalizado el uso terapéutico del cannabis pudiendo ser recetado a pacientes con enfermedades como esclerosis múltiple, cáncer, epilepsia o SIDA. La prensa croata informa que por ahora no se ofrecerá en las farmacias, sino a través de ocho compañías farmacéuticas.

Según la normativa los médicos podrán prescribir a sus enfermos fármacos, infusiones y ungüentos que contengan THC, mientras que cada paciente podrá recibir una cantidad muy limitada, de hasta 750 mg de THC al mes. El Ministerio de Salud advierte que el cannabis no cura ninguna de las patologías mencionadas pero puede ser utilizado para aliviar el dolor y el sufrimiento que resulta de ciertas enfermedades crónicas graves, y que el cultivo de cannabis en espacios personales seguirá siendo ilegal.

Fuente: IACM

Las personas consumen cannabis para sustituir al alcohol, las drogas ilegales y los fármacos

Muchos pacientes consumen cannabis sustituyéndolo por otras sustancias como el alcohol, las drogas ilegales y los fármacos. Este es el resultado de una encuesta realizada a 473 adultos por varias instituciones científicas, liderado por el canadiense Centro de Investigación de Adicciones de la Columbia Británica en la Universidad de Victoria. La encuesta, consistente en 414 preguntas, estuvo disponible para los canadienses consumidores de cannabis en Internet y por escrito entre 2011 y 2012.

El 87% de los encuestados sustituían el alcohol, las drogas ilegales o los medicamentos por el cannabis, con el 80’3% para los medicamentos, el 51’7% para el alcohol y el 32’6% para las sustancias ilícitas. Los autores concluyen afirmando que “el consumo médico del cannabis puede jugar un papel de reducción de daños en el contexto del consumo de estas sustancias y puede tener implicaciones para el uso de sustancias enfocadas a tratamientos basados en la abstinencia”.

Fuente: IACM

La euforia causada por el ejercicio de resistencia, el subidón del corredor, es provocada de manera significativa por los endocannabinoides

Científicos alemanes han demostrado que el subidón de los corredores, generalmente atribuido a las endorfinas, es causado por los endocannabinoides, lo que sugiere que es similar al experimentado después de consumir cannabis. Las endorfinas, sustancias químicas naturales producidas por el cuerpo, tienen la propiedad de aliviar el dolor de forma similar a la morfina. Durante el ejercicio intenso, el estiramiento y desgarro de los músculos hace que el cuerpo aumente la producción de beta-endorfina y anandamida (un endocannabionide). Para saber cuál de los productos químicos es el responsable del subidón del corredor, los investigadores de la Universidad de Heidelberg hicieron tres experimentos con ratones.

Demostraron que los receptores cannabinoides median en la reducción de la ansiedad y el dolor después de correr. “El subidón del corredor es una sensación subjetiva de bienestar que algunos experimentan después de un ejercicio prolongado”, afirman los autores en el estudio. “Durante décadas se planteó la hipótesis de que la liberación de endorfinas inducida por el ejercicio es el único responsable del subidón del corredor, pero pruebas recientes sugieren que los endocannabinoides también pueden desempeñar un papel”.

Fuente: IACM

Expertos crean el Observatorio Español de Cannabis Medicinal

El pasado 2 de octubre de 2015 tuvo lugar en Madrid la Asamblea Fundacional del Observatorio Español de Cannabis Medicinal.

Observatorio Español Cannabis Medicinal

Observatorio Español Cannabis Medicinal

El OECM nace con la necesidad de promover, coordinar y realizar actividades y proyectos orientados al conocimiento de las propiedades y usos medicinales del cannabis y sus derivados. Así mismo, pretende asesorar a entidades públicas y privadas e informar a las instituciones, los medios de comunicación y la sociedad civil acerca del conocimiento actual sobre las propiedades y usos medicinales del cannabis y sus derivados, basándose en los resultados de estudios científicos y ensayos clínicos.

La organización está integrado por profesionales de distintos ámbitos que trabajan en el estudio, la observación y la divulgación de las propiedades terapéuticas del cannabis y sus derivados: investigadores, médicos y asociaciones de pacientes cuyas enfermedades y síntomas son susceptibles de ser tratados con cannabis y sus derivados.

El principal objetivo es consolidarse como una plataforma que facilite el acceso a información rigurosa y veraz acerca del uso del cannabis y sus derivados con fines medicinales. Para ello, el OECM colaborará con otras entidades nacionales e internacionales que compartan fines similares.

Entre otros objetivos, pretende velar por la seriedad de los datos de trazabilidad y estandarización de los productos derivados del cannabis utilizados con fines medicinales.

En el actual escenario, los usuarios terapéuticos de cannabis del estado español están sumidos en una gran inseguridad jurídica y sanitaria, debido a la falta de regulación que permita un acceso seguro a preparados estandarizados de la planta.

Esta falta de regulación conlleva una importante carencia tanto en la información recibida por las personas usuarias como en la formación del personal biosanitario (médicos, enfermeros, psicólogos y otros especialistas) ante una realidad clínico-social que se está consolidando firmemente: el uso medicinal del cannabis.

Poniendo Nombre al Cannabis: El debate entre “indica” y “sativa”

sativa o indica

Los nombres comunes de las plantas y de los animales suelen usarse a nivel muy local, y pueden no significar nada, o algo completamente diferente, para los hablantes de otra lengua. Los nombres científicos, derivados en parte del griego y latín antiguos, se crearon para que quienes se interesen por un determinado organismo, e investiguen por su cuenta o en una lengua extranjera, puedan saber exactamente si los demás se están refiriendo al mismo organismo. En ocasiones, los idiomas utilizan el nombre científico como nombre común, como por ejemplo, el uso de la palabra británica “cannabis” para referirse al Cannabis psicoactivo (drug Cannabis, en inglés). Los consumidores de marihuana de hoy en día suelen describir las variedades de cannabis híbrido como “más indica” o “más sativa”, que son términos casualmente derivados de nombres científicos válidos. De esta forma, suelen referirse a que una variedad produce o bien un efecto más corporal y físico o un efecto más cerebral, a nivel cognitivo. En general, “las indicas” son más adecuadas para relajarse en el sofá, mientras que “las sativas” son más agradables para las actividades mentales, como los juegos, escribir o tocar un instrumento. ¿De dónde vienen estos términos? ¿Cómo se relacionaron con las diferentes variedades de Cannabis psicoactivo? ¿Puede una comprensión más profunda de los nombres que se pone al Cannabis darnos una idea de su compleja evolución y hacer que valoremos más la profunda diversidad experimentada en el Cannabis psicoactivo actualmente?

Orígenes del Cannabis sativa

El nombre científico Cannabis sativa lo publicó por primera vez, en 1753, el botánico sueco Carlos Linneo, a quien hoy se conoce como el padre de la taxonomía moderna, la ciencia de la clasificación de los organismos. El término sativa simplemente significa “cultivado” y describe la planta de cáñamo común cultivada ampliamente en toda Europa en su tiempo. C. sativa es originaria de Europa y Eurasia occidental donde se ha cultivado durante miles de años para cosechar la fibra y las semillas, y se introdujo en el Nuevo Mundo durante la colonización europea. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. sativa y comemos semillas y aceite de semillas de C. sativa, pero no fumamos plantas de C. sativa ya que tiene poca capacidad para producir el cannabinoide delta-9-tetrahidrocannabinol o THC, el principal compuesto psicoactivo y médicamente valioso encontrado en el Cannabis. Además, en comparación con el aceite esencial de variedades de C. indica, C. sativa produce menos cantidad y variedad de terpenos, de los que cada día se demuestra que son muy importantes para la eficacia delcannabis medicinal. C. sativa representa una porción muy pequeña de la diversidad genética observada en el Cannabis en todo el mundo, y no se divide en subespecies en base a los diferentes orígenes y usos como C. indica. Probablemente Linneo nunca vio ningún tipo deCannabis psicoactivo, y resulta, por lo tanto, incorrecto utilizar “sativa” para describir las variedades psicoactivas (drug varieties, en ingles).

Orígenes del Cannabis índica

Más de 30 años después, en 1785, el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck describió y puso nombre a una segunda especie, Cannabis indica, refiriéndose al Cannabis de la India, donde se originaron las primeras muestras de la planta que llegaron a Europa. C. indica es originaria del este de Eurasia y los seres humanos la extendieron por todo el mundo, principalmente, como una fuente de THC psicoactivo. C. indica se utiliza para producir marihuana y hachís pero, en muchas regiones de Asia oriental, tiene una larga historia de cultivo por sus fibras fuertes y semillas nutritivas. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. indica y nos comemos las semillas y el aceite de semillas de C. indica, pero también utilizamos C. indica como planta recreativa y medicinal valiosa. C. indica incluye la gran mayoría de las variedades de Cannabis que existen hoy día, y se divide en varias subespecies en función de sus diferentes orígenes y usos.

Type specimens of C. sativa NLH, C. indica NLD and C. ruderalis the PA or NLHA. - Sensi Seeds blog

El debate sobre el Cannabis

Desde la década de 1960, los taxonomistas han defendido varios sistemas de nombres, o nomenclaturas, diferentes. Muchos prefirieron un concepto de tres especies al reconocer C. ruderalis como una especie silvestre, posiblemente antepasado tanto de C. sativa como de C. indica. Otros prefieren reducir C. indica y C. ruderalis a subespecies o variedades de una misma especie C. sativa. A finales de 1970, se introdujeron en el oeste variedades para hacer hachís, sensiblemente diferentes, desde Afganistán y algunos lo consideraron el verdadero C. indica y otros una cuarta especie C. afghanica, mientras que el resto de variedades psicoactivas eran miembros de C. sativa, siguiendo el modelo de una sola especie. A principios del nuevo siglo, reinaban la confusión y el desacuerdo, pero la ciencia se iba a imponer.

La reconciliación a través de las agrupaciones taxonómicas

Karl Hillig de la Universidad de Indiana (publicado en 2004 y 2005) investigó la diversidad delCannabis mediante la caracterización de los contenidos químicos de plantas a partir de una amplia gama de orígenes geográficos y de usos. Y propuso agrupaciones taxonómicas (subespecies) que reconciliaban los sistemas de nombres anteriores, además de encajar bien en un modelo hipotético de la evolución del Cannabis. La investigación de Hillig apoya el concepto de dos especies originales para el Cannabis C. sativa Linneo y C. indica Lamarck – siendo C. indica mucho más diversa, genéticamente, que C. sativa. Hillig reconocía las subespecies europeas cultivadas como C. sativa subsp. sativa. Debido a que normalmente tiene foliolos estrechos y se utiliza para la producción de fibra de cáñamo y de semillas, lo ha llamado cáñamo de hoja estrecha o NLH (narrow-leaf hemp). También identificó las poblaciones que crecían de forma espontánea, silvestres o asilvestradas, anteriormente llamado C. ruderalis como C. sativa subsp. spontanea que denominó ancestro putativo o PA (putative ancestor), y yo me refiero a ella como ancestro de cáñamo de hoja estrecha o NLHA (narrow-leaf hemp ancestor).

Cuatro subespecies C. indica

Hillig agrupó las variedades C. indica en cuatro subespecies – tres en función de sus diversas características morfológicas y bioquímicas, y otra caracterizada en gran parte por su hábito de crecimiento espontáneo.

Subespecie indica

Las variedades de C. indica subsp. indica se extienden por todo el subcontinente indio, desde el sudeste asiático hasta el oeste de la India y hasta África. Esto es lo que Lamarck describió como C. indica o Cannabis indio. Las poblaciones de subespecies indica se caracterizan por tener un alto contenido en THC, con poca o ninguna cantidad de cannabidiol o CBD – el segundo cannabinoide más común, que es no psicoactivo y del que también se ha demostrado que tiene eficacia médica. En el siglo XIX, estas variedades de droga o psicoactivas llegaron a la región del Caribe del Nuevo Mundo, y se extendieron por toda América Central y América del Sur a un ritmo constante. Desde la década de 1960, se ha exportado a Europa, América del Norte y más allá, surgiendo la primera reserva genética de marihuana sin semilla. Los consumidores de marihuana habitualmente las llaman “sativas” porque sus foliolos son relativamente estrechos, sobre todo en comparación con las variedades afganas (para hacer hachís tamizado) o “indicas” que se introdujeron más tarde, y por lo tanto presentan un parecido superficial con las plantas de C. sativa europeas, cáñamo de hoja estrecha o NLH. Sin embargo, este es un nombre inapropiado ya que las plantas C. sativa producen poco o ningún THC. Según la investigación de Hillig, ahora llamamos a los miembros de C. indicasubsp. indica variedades de droga, o psicoactivas, de hoja estrecha o NLD (narrow-leaf drug) porque, a pesar de que también tienen foliolos estrechos, producen THC y por lo tanto son variedades psicoactivas.

Subespecie afghanica

Las subespecie afghanica se originó en Afganistán y en el vecino Pakistán, donde se cultivaban tradicionalmente para fabricar hachís tamizado. Desde 1974, cuando el profesor de Harvard Richard Schultes describió por primera vez en inglés el Cannabis Afgano, se hizo evidente que representaba un tipo de Cannabis psicoactivo o droga antes desconocido para los occidentales. Su estatura baja y robusta, y sus amplias hojas de color verde oscuro la distinguían de las variedades más altas, de un verde más claro y con ramificaciones más laxas o NLD. A finales de 1970, las semillas de las variedades apara hacer hachís Afgano llegaron a Europa y a América del Norte y se diseminaron rápidamente entre los cultivadores de marihuana. En este momento, se consideraba habitualmente que todas las variedades deCannabis pertenecían a C. sativa, y las variedades de marihuana NLD conocidas fueron llamados “sativas” para diferenciarlas de las variedades de reciente introducción y bastante diferentes de aspecto denominadas “indicas.” Hillig llamó a las variedades destinadas a elaborar hachís Afgano C. indica subsp afghanica y yo las llamo variedades de droga de hoja ancha o BLD para diferenciarlas de las variedades NLD. Las poblaciones BLD pueden tener niveles de CDB iguales a los de THC. Ambas subespecies indica y afghanica producen una amplia gama de compuestos aromáticos que son importantes para determinar sus efectos físicos y mentales.

Orígenes del Cannabis sativa

El nombre científico Cannabis sativa lo publicó por primera vez, en 1753, el botánico sueco Carlos Linneo, a quien hoy se conoce como el padre de la taxonomía moderna, la ciencia de la clasificación de los organismos. El término sativa simplemente significa “cultivado” y describe la planta de cáñamo común cultivada ampliamente en toda Europa en su tiempo. C. sativa es originaria de Europa y Eurasia occidental donde se ha cultivado durante miles de años para cosechar la fibra y las semillas, y se introdujo en el Nuevo Mundo durante la colonización europea. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. sativa y comemos semillas y aceite de semillas de C. sativa, pero no fumamos plantas de C. sativa ya que tiene poca capacidad para producir el cannabinoide delta-9-tetrahidrocannabinol o THC, el principal compuesto psicoactivo y médicamente valioso encontrado en el Cannabis. Además, en comparación con el aceite esencial de variedades de C. indica, C. sativa produce menos cantidad y variedad de terpenos, de los que cada día se demuestra que son muy importantes para la eficacia delcannabis medicinal. C. sativa representa una porción muy pequeña de la diversidad genética observada en el Cannabis en todo el mundo, y no se divide en subespecies en base a los diferentes orígenes y usos como C. indica. Probablemente Linneo nunca vio ningún tipo deCannabis psicoactivo, y resulta, por lo tanto, incorrecto utilizar “sativa” para describir las variedades psicoactivas (drug varieties, en ingles).

Orígenes del Cannabis índica

Más de 30 años después, en 1785, el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck describió y puso nombre a una segunda especie, Cannabis indica, refiriéndose al Cannabis de la India, donde se originaron las primeras muestras de la planta que llegaron a Europa. C. indica es originaria del este de Eurasia y los seres humanos la extendieron por todo el mundo, principalmente, como una fuente de THC psicoactivo. C. indica se utiliza para producir marihuana y hachís pero, en muchas regiones de Asia oriental, tiene una larga historia de cultivo por sus fibras fuertes y semillas nutritivas. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. indica y nos comemos las semillas y el aceite de semillas de C. indica, pero también utilizamos C. indica como planta recreativa y medicinal valiosa. C. indica incluye la gran mayoría de las variedades de Cannabis que existen hoy día, y se divide en varias subespecies en función de sus diferentes orígenes y usos.

Type specimens of C. sativa NLH, C. indica NLD and C. ruderalis the PA or NLHA. - Sensi Seeds blog

El debate sobre el Cannabis

Desde la década de 1960, los taxonomistas han defendido varios sistemas de nombres, o nomenclaturas, diferentes. Muchos prefirieron un concepto de tres especies al reconocer C. ruderalis como una especie silvestre, posiblemente antepasado tanto de C. sativa como de C. indica. Otros prefieren reducir C. indica y C. ruderalis a subespecies o variedades de una misma especie C. sativa. A finales de 1970, se introdujeron en el oeste variedades para hacer hachís, sensiblemente diferentes, desde Afganistán y algunos lo consideraron el verdadero C. indica y otros una cuarta especie C. afghanica, mientras que el resto de variedades psicoactivas eran miembros de C. sativa, siguiendo el modelo de una sola especie. A principios del nuevo siglo, reinaban la confusión y el desacuerdo, pero la ciencia se iba a imponer.

La reconciliación a través de las agrupaciones taxonómicas

Karl Hillig de la Universidad de Indiana (publicado en 2004 y 2005) investigó la diversidad delCannabis mediante la caracterización de los contenidos químicos de plantas a partir de una amplia gama de orígenes geográficos y de usos. Y propuso agrupaciones taxonómicas (subespecies) que reconciliaban los sistemas de nombres anteriores, además de encajar bien en un modelo hipotético de la evolución del Cannabis. La investigación de Hillig apoya el concepto de dos especies originales para el Cannabis C. sativa Linneo y C. indica Lamarck – siendo C. indica mucho más diversa, genéticamente, que C. sativa. Hillig reconocía las subespecies europeas cultivadas como C. sativa subsp. sativa. Debido a que normalmente tiene foliolos estrechos y se utiliza para la producción de fibra de cáñamo y de semillas, lo ha llamado cáñamo de hoja estrecha o NLH (narrow-leaf hemp). También identificó las poblaciones que crecían de forma espontánea, silvestres o asilvestradas, anteriormente llamado C. ruderalis como C. sativa subsp. spontanea que denominó ancestro putativo o PA (putative ancestor), y yo me refiero a ella como ancestro de cáñamo de hoja estrecha o NLHA (narrow-leaf hemp ancestor).

Cuatro subespecies C. indica

Hillig agrupó las variedades C. indica en cuatro subespecies – tres en función de sus diversas características morfológicas y bioquímicas, y otra caracterizada en gran parte por su hábito de crecimiento espontáneo.

Subespecie indica

Las variedades de C. indica subsp. indica se extienden por todo el subcontinente indio, desde el sudeste asiático hasta el oeste de la India y hasta África. Esto es lo que Lamarck describió como C. indica o Cannabis indio. Las poblaciones de subespecies indica se caracterizan por tener un alto contenido en THC, con poca o ninguna cantidad de cannabidiol o CBD – el segundo cannabinoide más común, que es no psicoactivo y del que también se ha demostrado que tiene eficacia médica. En el siglo XIX, estas variedades de droga o psicoactivas llegaron a la región del Caribe del Nuevo Mundo, y se extendieron por toda América Central y América del Sur a un ritmo constante. Desde la década de 1960, se ha exportado a Europa, América del Norte y más allá, surgiendo la primera reserva genética de marihuana sin semilla. Los consumidores de marihuana habitualmente las llaman “sativas” porque sus foliolos son relativamente estrechos, sobre todo en comparación con las variedades afganas (para hacer hachís tamizado) o “indicas” que se introdujeron más tarde, y por lo tanto presentan un parecido superficial con las plantas de C. sativa europeas, cáñamo de hoja estrecha o NLH. Sin embargo, este es un nombre inapropiado ya que las plantas C. sativa producen poco o ningún THC. Según la investigación de Hillig, ahora llamamos a los miembros de C. indicasubsp. indica variedades de droga, o psicoactivas, de hoja estrecha o NLD (narrow-leaf drug) porque, a pesar de que también tienen foliolos estrechos, producen THC y por lo tanto son variedades psicoactivas.

Subespecie afghanica

Las subespecie afghanica se originó en Afganistán y en el vecino Pakistán, donde se cultivaban tradicionalmente para fabricar hachís tamizado. Desde 1974, cuando el profesor de Harvard Richard Schultes describió por primera vez en inglés el Cannabis Afgano, se hizo evidente que representaba un tipo de Cannabis psicoactivo o droga antes desconocido para los occidentales. Su estatura baja y robusta, y sus amplias hojas de color verde oscuro la distinguían de las variedades más altas, de un verde más claro y con ramificaciones más laxas o NLD. A finales de 1970, las semillas de las variedades apara hacer hachís Afgano llegaron a Europa y a América del Norte y se diseminaron rápidamente entre los cultivadores de marihuana. En este momento, se consideraba habitualmente que todas las variedades deCannabis pertenecían a C. sativa, y las variedades de marihuana NLD conocidas fueron llamados “sativas” para diferenciarlas de las variedades de reciente introducción y bastante diferentes de aspecto denominadas “indicas.” Hillig llamó a las variedades destinadas a elaborar hachís Afgano C. indica subsp afghanica y yo las llamo variedades de droga de hoja ancha o BLD para diferenciarlas de las variedades NLD. Las poblaciones BLD pueden tener niveles de CDB iguales a los de THC. Ambas subespecies indica y afghanica producen una amplia gama de compuestos aromáticos que son importantes para determinar sus efectos físicos y mentales.

Richard Evans Schultes with C. indica ssp. afghanica broad-leaf drug or BLD plants in Afghanistan. - Sensi Seeds blog

Subespecie chinensis

El tercer grupo de Hillig dentro de C. indica es la subespecie chinensis que comprende los cultivares de fibra y semillas tradicionales de Asia oriental, que llamamos cáñamo de hoja ancha o BLH (broad-leaf hemp). Al igual que otras subespecies C. indica, las variedadeschinensis poseen el potencial genético para producir THC psicoactivo, pero las limitaciones culturales de Asia oriental propiciaron la selección de estas variedades por el valor económico de su fibra y semillas, en lugar de por su potencial psicoactivo. Las culturas asiáticas y europeas tienen muchos usos parecidos para las fibras y las semillas de cáñamo.

Subespecie kafiristanica

La cuarta subespecie C. indica subsp. kafiristanica incluye poblaciones que crecen, espontáneamente, como ferales o silvestres, y Hillig planteó la hipótesis de que podría ser el ancestro de las variedades de droga o psicoactivas de hoja estrecha o NLDA (narrow-leaf drug ancestor).

El debate ruderalis

Algunos investigadores han sugerido también una tercera especie C. ruderalis como el progenitor de ambas C. sativa y C. indica. La teoría evolutiva predice que debe haber existido un ancestro parecido a rudelaris de las dos especies modernas, pero muy probablemente se ha extinguido, y las agrupaciones propuestas NLHA y NLDA representan poblaciones silvestres NLH y NLD, respectivamente en lugar de ancestros. El C. sativa NLH probablemente se originó en una región templada de Eurasia occidental—posiblemente en las estribaciones de las montañas del Cáucaso—a partir de un ancestro de cáñamo putativo o PHA (putative hemp ancestor) que carecía del potencial biosintético para producir THC. C. indica probablemente se originó en la Sierra Hengduan—en lo que hoy es el suroeste de China—a partir de un ancestro de droga putativo o PDA (putative drug ancestor) que había desarrollado la capacidad de producir THC. Esta PDA entonces se habría diversificado a medida que los seres humanos lo extendían a diferentes regiones geográficas, donde evolucionó aún más en las subespecies NLD, BLD y BLH, de las que todas producen THC y complejos séquitos de terpenos aromáticos. Estas subespecies de C. indica son la fuente de todo el Cannabispsicoactivo encontrado hoy. Por lo tanto, cuando hablamos de Cannabis psicoactivo nos referimos a C. indica ya que no existen variedades de drogas o psicoactivas “sativa”. A lo que la gente suele referirse como “sativas” son realmente C. indica subsp indica y, para mayor comodidad, deberían llamarse variedades de droga de hoja estrecha o NLD. Y, lo que se conoce comúnmente como “indicas” verdaderamente son variedades C. indica subspafghanica de droga de hoja ancha, o simplemente variedades BLD.

Present-day distribution of Cannabis taxa (From Cannabis - Evolution and Ethnobotany) - Sensi Seeds blog

Cultivares y variedades locales, tradicionales y clásicas

Las variedades de plantas cultivadas se llaman cultivar, y cuando los cultivares o grupo de plantas se cultivan y son mantenidas por los agricultores locales, nos referimos a ellos como cultivares autóctonos o variedades locales. Las variedades locales evolucionan en un equilibrio entre las presiones de la selección natural ejercida por el medio ambiente local, que favorecen la supervivencia, y la selección humana que favorece la capacidad de un cultivar tanto para prosperar al cultivarlo como para producir determinados productos finales, culturalmente preferidos. Los primeros humanos extendieron el Cannabis a medida que emigraban, y en cada nueva ubicación de estas primeras poblaciones, seleccionaban semillas de las plantas de mejor calidad apropiadas para sus propios usos individuales y métodos de procesamiento. Al sembrar semillas de los ejemplares más favorables, los agricultores tradicionales desarrollaron y preservaron las variedades locales de gran calidad sobre las que se fundó la industria de la marihuana para el cultivo propio.

Variedades locales sinsemilla o landraces de los países asiáticos lejanos como la India, Nepal, Tailandia, Camboya y Vietnam; variedades locales africanas de Sudáfrica, Malawi, Zimbabue, y mucho más; además de las variedades locales del Nuevo Mundo, de Colombia, Panamá, Jamaica y México son todas variedades NLD. Los híbridos entre variedades de variedades locales NLD importadas formaron el núcleo del genoma de la marihuana producida en el país, tanto en América del Norte como en Europa, antes de la introducción de las variedades locales o landraces BLD de Afganistán a finales de 1970.

El Cannabis Hoy en día

Actualmente, casi todas las variedades de cannabis de droga o psicoactivas modernas son híbridos entre miembros de dos subespecies C. Indica: subespecie indica, en representación de las variedades locales, tradicional y geográficamente extendidas, de marihuana NLD, y subespecie afghanica, que representan a las variedades locales, geográficamente limitadas, destinadas a la elaboración de hachís o BLD de Afganistán. Mediante la combinación de las variedades locales de dichas poblaciones, geográficamente aisladas y genéticamente diversas, ha florecido la gran variedad de híbridos actuales de variedades de Cannabis recreativo y medicinal.

Desgraciadamente, hoy no podemos regresar a una región conocida previamente por su excelente Cannabis y esperar encontrar las mismas variedades locales que crecían allí hace décadas. El Cannabis es una planta de polinización libre, y presenta flores masculinas y femeninas en plantas separadas y, por lo tanto, para producir una semilla, por lo general, deben participar dos plantas. Es de esperar que se produzcan combinaciones aleatorias de alelos y variaciones como consecuencia. Las variedades locales o landraces de Cannabis son un están en permanente evolución. Son preservadas mediante la selección natural y la selección humana repetida in situ—la naturaleza selecciona para la supervivencia y los seres humanos seleccionan en función de los rasgos beneficiosos—y sin la selección humana constante y su preservación pueden volver a su atávico nivel de supervivencia debido a la selección natural.

Preservar el legado

El mundo occidental empezó a consumir marihuana y hachís importado en los años 1960, y todas las increíbles variedades importadas disponibles entonces se preservaron de forma tradicional como variedades locales. En una década, la demanda de Cannabis psicoactivo de calidad superaba la oferta tradicional, y la producción en masa se convirtió en la regla, en ausencia de ningún tipo de selección. En lugar de plantar solamente semillas seleccionadas, los agricultores comenzaron a sembrar todas las semillas con el fin de intentar abastecer la demanda del mercado, y la calidad del Cannabis psicoactivo disponible en el mercado empezó a disminuir. Esta disminución de la calidad se vio agravada por la presión sobre la producción de Cannabis y el uso de las fuerzas del orden de la mayoría de los gobiernos de todo el mundo. Las variedades locales ya no pueden ser sustituidas, sólo pueden ser preservadas. Las pocas variedades de variedades locales puras que quedan en existencia ahora y que se mantienen vivas desde los años 70 y 80, son las claves para el futura desarrollo de la cría y evolución del Cannabis psicoactivo. Sería una pena que los agricultores locales perdieran los mejores resultados de cientos de años de selección. Después de todo, nuestro papel debería ser el de cuidadores que preservan el legado de los agricultores tradicionales para las generaciones futuras.

Fuente: Sensiseeds

Video Desmitificando al cannabis por Dr. Robert J. Melamede

Demystifying cannabis 3 – ‪#‎CANNABIS‬ IN ‪#‎HEALTH‬ ‪#‎CARE‬: THEORY & PRACTICE, 29.

California promulga leyes para regular cannabis medicinal

El gobernador de California, Jerry Brown, promulgó este viernes un paquete de leyes que regularán la industria de la marihuana medicinal por primera vez en este estado de la costa oeste de EE.UU.  La aprobación llega después de que miembros del equipo de Brown trabajaran con una coalición bipartidista en el desarrollo de las tres leyes recién promulgadas.

Las regulaciones sancionadas por Brown forzarán a los locales que venden marihuana medicinal a obtener licencias de una nueva agencia estatal, la Oficina de Regulación de la Marihuana Medicinal.

La legislación que acaba de entrar en vigor busca también determinar el origen y distribución de la marihuana que se vende en esas tiendas.

“Esta nueva estructura asegurará que los pacientes tienen acceso a la marihuana medicinal al tiempo que asegura un robusto sistema de seguimiento”, dijo Brown.

El gobernador añadió que las leyes recién promulgadas demuestran que California está implementando controles estrictos sobre el negocio de la marihuana medicinal no solo sobre el papel sino también en la práctica.

California fue el primer estado en EE.UU. en legalizar la marihuana medicinal hace casi dos décadas. La mayoría de las regulaciones que estipulan las leyes no serán efectivas hasta el año 2018, pero Brown insistió en que pedirá a las agencias responsables de gestionar distintos aspectos de la marihuana medicinal que se pongan a trabajar “inmediatamente” para establecer pautas claras a seguir.

“El cultivo no regulado de marihuana plantea una de las mayores amenazas para nuestra pesca y vida salvaje”, afirmó Brown en un comunicado.

Fuente: Entorno Inteligente